Un mes después | Niza

La gente, en especial los turistas, no parecen dispuestos a dejar que nada les arruine sus vacaciones estivales. En Niza se respira una calma tensa que responde al marcado surrealismo de toda esta situación prebélica.